Las aportaciones del médico vienés Sigmund Freud han sido muy importantes en nuestro modo de entender al ser humano. Para Freud, la mente humana se divide en dos partes; la parte consciente, y la parte inconsciente. Todo el trabajo teórico de Freud (el psicoanálisis) se dedica a estudiar cómo el inconsciente actúa sobre nuestra personalidad y sobre nuestra conducta.

Para Freud, la conciencia es solo la punta del iceberg de nuestra mente. La parte principal permanece oculta, constituida por una amalgama de impulsos de los que no somos consciente, pero que actúan sin que nos demos cuenta.

iceberg

Según el psicoanálisis estos impulsos son fundamentalmente de dos tipos:

  1. Unos son deseos vitales y eróticos (que Freud llamó Eros).
  2. Otros son deseos destructivos y violentos (que Freud llamó Tánatos).

Estos impulsos constituyen  lo que Freud llamó el Ello de nuestra mente.

Pero la civilización no permite que los seres humanos demos rienda suelta a nuestros deseos; imaginaos que todos fuéramos como niños, que agarran o destrozan todo lo que quieren sin ningún control. Es necesario que otra parte de nuestra mente censure nuestra conducta, diciéndonos aquello que es correcto o no hacer, y (esto es si cabe más importante) diciéndonos que es correcto o no sentir. A esta parte controladora de la mente Freud la llamó Superyo. El Superyo es una especie de vigilante interno que se dedica a censurar o controlar nuestra parte animal.

Así, para la teoría psicoanalítica el ser humano, el Yo, es un campo de batalla. Todos las personas tienen conflictos mentales  (a un nivel inconsciente) entre lo que en el fondo deseamos hacer y lo que consideramos inmoral hacer.

Algunas formas o mecanismos con las que tratamos de resolver estos conflictos son las siguientes:

  • La sublimación es cuando tratamos de satisfacer un impulso que consideramos inconfesable mediante una forma que es socialmente aceptada. Se da por ejemplo, en el arte o en el deporte. Para Freud una persona puede satisfacer determinados impulsos sexuales (que considera inapropiados) mediante la creación artística, o puede satisfacer su agresividad en la competición deportiva, que esta socialmente bien vista.

  • La proyección es cuando un individuo se enfrenta a unos deseos propios que le resultan inaceptables atribuyéndoselos a los demás.  Esto es, por ejemplo, cuando una persona trata de justificar sus impulsos agresivos atribuyéndole la intención violenta a los demás, diciéndose, por ejemplo, que los demás le quieren pegar. Según el psicoanálisis, cada uno ve el mundo como realmente es él.

  • La represión es cuando las personas niegan sus deseos ante sí mismos, tratando de ocultárselos incluso a sí mismo. Esto para Freud es la causa de todos los conflictos psicoanalíticos, pues lo reprimido no desaparece, sino que permanece en el inconsciente.

 

———————————————

Es importante insistir en que para la teoría psicoanalítica todos los seres humanos están en conflicto, pero unos lo están más que otros. En algunas ocasiones, las personas tienen importantes conflictos inconscientes que les generan fobias o traumas. Para tratarlo, el psicoanalista debe acceder al inconsciente del sujeto tratando de hacer consciente el conflicto interno. El psicoanálisis tiene algunas vías de acceso al inconsciente, como son los test proyectivos, la hipnosis (entre otros muchos) o (lo más importante) los sueños.

El psicoanálisis dejó mucha huella en el siglo XX. Aparte de como teoría filosófica y terapéutica, su influencia fue grande en el terreno artístico, especialmente gracias a una corriente, el surrealismo, que se inspiraba en buena medida en él. Para los surrealistas la creación artística estaba inspirada en la creatividad y el simbolismo libre de los sueños.  Aquí os dejo una película de los inicios del movimiento surrealista, Un Perro Andaluz, del aragonés Luis Buñuel:

sobretodo os sonará esta pequeña escena que dura apenas unos segundos:

En este film Buñuel contó con la colaboración de su amigo Salvador Dalí, uno de los pintores más geniales del siglo pasado. Aquí tenéis algunos de sus surrealistas cuadros:

e6d748salvador-dali-wallpaper-19201080aprovecha-el-presente

Otro pintor surrealista importante fue el belga René Magritte. Aquí os dejo un par de intrigantes cuadros suyos. Ideas Claras y La llave del Campo.

 No solo en pintura triunfó el surrealismo. También en fotografía, por ejemplo en este retrato de Dalí de Phillipe Halsman.

daliatomicus5-755x600

O en las fotos del español Chema Madoz, o en las del sueco Erik Johansson.

http-imagenes-en123inmuebles-com-ve-fotoscms-012014-normal_86185583190increc3adbles-y-surrealistas-fotos-de-erik-johansson-2increc3adbles-y-surrealistas-fotos-de-erik-johansson-4increc3adbles-y-surrealistas-fotos-de-erik-johansson-8

No es difícil ver en estas imágenes son influencia también de autores como Escher.

escher_arribayabajo_01

Anuncios